SIEMPRE MAN

El 28 de diciembre del año 2002, Man, el alemán de Camelle, después de la catástrofe del Prestige, murió de tristeza ante el mar negro que cubría el mundo que él creara. Man y su museo estaban condenados a desaparecer para siempre.