Rotraut Susanne Berner: Premio Hans Christian Andersen de Ilustración 2016

Rotraut Susanne Berner nació en Stuttgart en 1948. Estudió diseño gráfico en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Múnich. Trabajó en publicidad y como diseñadora gráfica e ilustradora independiente desde 1977, particularmente interesada en álbumes ilustrados con historias infantiles sin palabras.

Berner ha recibido muchos premios y reconocimientos por sus trabajos, incluyendo tres nominaciones al Premio Hans Christian Andersen, cinco nominaciones al Astrid Lindgren Memorial Award y un premio especial por el conjunto de su obra con ocasión del Premio Alemán de Literatura Infantil y Juvenil en 2006. Recibirá su distinción, junto al escritor chino Cao Wenxuan, premiado en la categoría de texto, el 20 de agosto, durante el 35° Congreso de la Organización Internacional del Libro Infantil y Juvenil (IBBY), que se realizará en Auckland, Australia.

Berner tiene “la virtud de haber creado un estilo reconocible y al mismo tiempo de someterse al servicio de la narración». Además me gusta porque muchos de sus libros están dedicados a la primera infancia, etapa de gran importancia en la vida de un niño; son al mismo tiempo un divertimento para estos primeros lectores a la vez que también les muestran momentos más oscuros y difíciles de la vida.
Una de sus obras más conocidas es la saga ‘Carlie’, integrada por los títulos ‘El libro del invierno’, ‘El libro de la primavera’, ‘El libro del verano’, ‘El libro del otoño’ y ‘El libro de la noche’.

En una entrevista Rotraut Susanne Berner habló de muchos temas, destacando su pasión por la naturaleza y el paso del tiempo, el día y la noche o el cambio de las estaciones en los paisajes naturales y urbanos. Además uno de sus éxitos con los niños es darles muchos modelos de identificación para que cada uno adopte un personaje o un animal favorito.

Sus imágenes tienen un lenguaje propio y utiliza acuarelas y aguadas con las que puede jugar con la intensidad de los colores para reflejar incluso fenómenos atmosféricos como las nubes o la nieve.

A Bermer le gusta imaginar que sus libros pueden leerse de muchas maneras. Los niños pequeños miran únicamente las pequeñas imágenes individuales que reconocen, mientras que los más grandes descubren las historias. Su meta: que los niños puedan leer los libros de forma totalmente autónoma, que se conviertan en observadores y exploradores. Sus libros son tan divertidos que funcionan una y otra vez.

“Siempre me ha gustado leer y no puedo imaginar un mundo sin libros”, dice convencida. Los libros se pueden tener en cualquier lugar, siempre se pueden leer y leer una y otra vez, tienen un olor y cada uno es diferente. ¡¡¡Enhorabuena!!!

berner.ilustracion.1

berner.ilustracion.2

Los comentarios estan cerrados.