Xosé Cobas Gómez, el maestro de la luz.

Xosé Cobas (Logrosa, A Coruña, 1953) es una de las figuras más importantes en el mundo de la ilustración en España. Desde el 15 de diciembre hasta el 12 de febrero de 2017 tuvimos la suerte de disfrutar en el Kiosco Alfonso de A Coruña, de una exposición en la que se pudo ver parte de su obra gráfica. Un recorrido analizando la progresión realizada por el artista en los últimos treinta años, desde los dibujos iniciales para textos infantiles hasta los trabajos más complejos de sus últimos libros, como “Cuadros de una exposición” (Kalandraka).

Xosé Cobas expuso por primera vez en 1977, en la ciudad de A Coruña. A partir de 1980 compaginó la pintura con el diseño gráfico y la ilustración, y desde 1988 centra su actividad de ilustrador en la literatura infantil y juvenil. Ha trabajado junto autores como Juan Farias, Xabier P. Docampo o Fina Casalderrey. Así mismo, podemos ver sus trabajos en distintas editoriales como Grupo Anaya, Galaxia, Edicións Xerais de Galicia, Edelvives etc.
Promotor de la revista de banda diseñada “Golfiño”, es un claro defensor de la lengua galega e ilustra también para el periódico La Voz de Galicia.
Desde 1991 trabaja como diseñador gráfico para la Diputación de A Coruña, donde ha realizado todo tipo de proyectos: carteles, almanaques, marcapáginas, portadas.

Su relación con la ilustración comienza por azar ya que en 1989 conoce al que será su gran amigo Xabier Docampo que le propone ilustrar un libro suyo “La niña de agua y el príncipe de fuego”. Ahí comenzó un camino compartido que los llevó a publicar muchos libros juntos, hasta llegar al maravilloso “Libro de los viajes imaginarios” de Xerais, 2008; donde escritor e ilustrador se funden con auténtica maestría.

Xosé Cobas tiene su sello de identidad, ya que sigue utilizando registros propios de la pintura en la ilustración (óleo, pastel, lápiz…). En su trabajo ha creado un mundo personal, sutil, delicado, onírico y surrealista, que lo hace reconocible a pesar de la evolución experimentada a lo largo del tiempo.
Cobas es un artista tranquilo y ordenado. Después del trabajo en la imprenta de la Diputación dedica el resto de su tiempo a la ilustración. Estamos sin duda ante un artista consciente que trabaja con rigor e inteligencia, y que tiene una sensibilidad propia, una mirada original sobre el mundo, y una gran perseverancia. Aunque está muy solicitado por las editoriales no abandona proyectos personales como el que nos ha dejado vislumbrar en la exposición: un libro sin texto, sólo con ilustraciones, en el que pretende hacer una reflexión poética sobre la luz y el tiempo. La luz y las sombras dibujan espacios llenos de misterio y curiosidad: cada cuadro es, en sí mismo, un relato. ¡Qué regalo de exposición!

Los comentarios estan cerrados.